"Un reto personal, social y económico"

Centro de convivencia

TRES CANTOS

Un modelo alternativo a las actuales residencias de la tercera edad existentes en nuestro país y con el que se pretende encontrar soluciones basadas en el envejecimiento activo, de manera que sus protagonistas puedan intervenir y participar en la toma de decisiones para lograr una convivencia y unas relaciones sociales hechas a su medida.

CENTRO DE CONVIVENCIA COOPERATIVO, S. COOP. MAD.

Las personas mayores debemos encarar y planificar nuestro proceso de envejecimiento, esto nos parece muy importante hoy en día ya que la esperanza de vida va en aumento y queremos decidir cómo afrontar esta etapa.

Con este fin nacen varios modelos colaborativos, entre ellos el Senior Cohousing, que ha recibido diversas denominaciones: Centro de Convivencia, Vivienda Colaborativa y Alojamientos Compartidos… Para seguir siendo independientes y activos en nuestra vejez, hemos elegido residir en un Centro de Convivencia.

Este nuevo modelo busca, entre otros fines, evitar una implicación obligatoria por parte de la familia en el cuidado de sus mayores. Las características demográficas (disminución del número de hijos, menor tamaño de viviendas, o el creciente empleo femenino), hacen cada vez más difícil dicha opción.

Se trata de una experiencia ya asentada en distintas partes del mundo occidental que ha comenzado a implantarse en nuestro país y consiste en envejecer:

  • Con compañeros y amigos a los que nos unen afinidades y proyectos de vida en común a largo plazo.
  • En viviendas propias y adaptadas, dentro de una comunidad.
  • Con amplios espacios comunes para convivir.
  • Cada persona conserva su privacidad con independencia y autonomía.
  • Sin estar sujetos a una institución jerárquica.
  • Tutelados por nosotros mismos mediante la autogestión.
  • Con un compromiso de cuidado y apoyo mutuos con los demás participantes y así se minimiza al máximo el impacto de posibles dependencias.
  • Se busca la permanencia de los residentes en sus viviendas hasta cualquier nivel de dependencia.
  • Según un modelo de atención integral centrado en la persona.
  • En equilibrio entre la vida privada, social y en comunidad.
  • Enlazando el envejecimiento activo con la dependencia mediante la cooperación y la ayuda mutua.

Durante toda la vida escogemos parejas, amigos, adoptamos actitudes, realizamos actividades y formas de vida. En esta nueva etapa queremos seguir ejerciendo nuestra libertad. Tratamos de convivir con personas afines y, con ello, evitar la soledad.

Precisamente porque ahora tendremos más tiempo, es el momento de ser solidarios, practicar nuestras aficiones y continuar con las inquietudes y actividades sociales dentro de un envejecimiento activo en el que, además, podamos interaccionar con nuestro entorno.

Nuestro proyecto supone un reto personal, social y económico. Personal,  porque nos anima a conseguir el objetivo de vida en común con los beneficios que reporta a nivel psicofísico. Social,  porque creemos que con ello aportamos una mejora en la calidad de vida de las personas mayores y, además, contribuimos al desarrollo de un modelo de convivencia alternativo a los existentes actualmente. Económico, porque perseguimos criterios de minimización en el gasto, financiación colectiva, modelos arquitectónicos ecológicos y no contaminantes, eficientes energéticamente y respetuosos con el medio ambiente.

El modelo está basado en la Autogestión y la Cooperación:

Autogestión

El diálogo y el consenso entre sus miembros son permanentes; gestionamos todo aquello que define la convivencia, modelo de vivienda, organización interna, actividades, servicios, recursos y espacios comunes necesarios, relaciones y normas de convivencia.

Cooperación

Entre los partícipes, con las entidades sociales, las organizaciones culturales y las Administraciones Públicas. En nuestro Centro de Convivencia buscamos soluciones para nosotros pero extendemos también nuestra solidaridad al entorno e intentamos cumplir, además, una función social.

Ir al contenido